viernes, 27 de marzo de 2009

la cuchara

ALUMNA: MARISOL ÁLVAREZ
PROFESOR.: MARIO SORO














LA CUCHARA HA EVOLUCIONADO EN SU HISTORIA









Historia de la cuchara. Su origen. Su origen. Historia. Curiosidades. Usos. Evolución. (1)



De orígenes poco precisos, el término cuchara proviene del latín "cochleare", y podemos decir que es uno de los instrumentos más antiguos de los que se ha valido la humanidad tanto para comer, como para servir, aunque en un principio contase con formas muy dispares. Algunos expertos opinan, que desde el Paleolítico los hombres ya utilizaban diferentes tipos de utensilios para poder tomar los alimentos (sobre todo alimentos pastosos o líquidos). Unas veces con forma de pala y otras con un poco más de concavidad.Dependiendo de la zona geográfica donde estas primeras comunidades estaban asentadas, estos utensilios podían ser de diferentes materiales. Las comunidades asentadas al lado del mar, solían utilizar conchas de moluscos. Las comunidades del interior se valían de cortezas, huesos y algunas otras materias primas que les eran más fáciles de conseguir. Cada comunidad utilizaba aquel material que le era más sencillo conseguir. Para encontrar algún vestigio de utensilios fabricados por el hombre, nos tenemos que remontar al Neolítico, según afirman los expertos, donde las comunidades asentadas en medios rurales, que vivían de la ganadería y la agricultura, elaboraban ya utensilios que les servían para cocinar, para llevarse líquidos a la boca o trasvasarlos, etc. Muchas de estas sociedades, tenían como dieta básica alimentos esenciales como harinas, tomadas en forma de gachas, sopas o purés. El diseño de estos primeros utensilios, aunque todavía bastante rudimentarios, debido a la falta de herramientas de precisión, empezaban a tener una forma bastante parecida a la actual: una pala cóncava y un mango; los materiales más utilizados eran tallas de hueso, algunos tipos de piedra y arcilla cocida. Utilizaban, principalmente, materiales que fuesen fáciles de trabajar o modificar. Muchos de los útiles, considerados como cucharas, no tenían una función expresa para la alimentación, sino que eran utilizadas para diversas actividades médicas, productivas o ceremoniales. Unos tres mil años antes de Cristo, en el rico eje Mesopotamia - Siria - Egipto, se producían estupendas cucharas, con mangos tallados y otros adornos de fantasía, logrando una gran variedad de modelos y formas. Visitando muchos de los mejores museos del mundo podemos contemplar muchas de estas piezas, pero hay que hacer una especial referencia al museo del Louvre de París, donde se encuentran algunas de las mejores piezas de todos los tiempos, con trabajos muy reconocidos dentro del mundo artístico.Las más ricas, fundidas en metales nobles, oro y plata, y a veces decoradas con piedras preciosas, se utilizaban en los oficios religiosos de los templos, para aplicar cosméticos a las estatuas de las divinidades o en la persona de los reyes divinizados.







La cuchara, tan antigua como la humanidad
desde las conchas marinas de nuestros pasados, hasta un amplio surtido hoy en día -resumible en sopera, de postre y cucharilla-, esta herramienta es indispensable al sentarnos a la mesa
Mikel Zeberio

Aunque parezca difícil de creer la cuchara no es un invento relativamente reciente, sino que ella u objetos que cumplían su misma función nos han acompañado desde la noche de los tiempos y ha evolucionado a la par que nosotros.Hoy contamos con un amplio surtido que varía en función de la forma, el tamaño y la utilidad que se le vaya a dar. Se puede decir que fundamentalmente usamos tres tipos de cucharas: la sopera, la de postre y la cucharilla. A este breve listado se puede añadir incluso una más: la diminuta cucharilla que se emplea para la moka. También existen, aunque son mucho menos utilizadas, esas otras especializadas que nos sirven para tomar los huevos en su cáscara o para degustar helados, por ejemplo.Estamos tan habituados que si no dispusiéramos de alguna de ellas a la hora de sentarnos a la mesa para comer, la echaríamos en falta y no es para menos, ya que nuestra relación con ellas comenzó en la Prehistoria. Ahí es nada.Nuestros antepasados comían los alimentos sólidos ayudándose de las manos. El problema comenzaba cuando pretendían hacer lo mismo con los líquidos. Para poder llevárselos a la boca, tuvieron que ingeniárselas. Así que le echaron imaginación y empezaron a utilizar aquellas primeras cucharas rudimentarias que no eran más que conchas marinas.Ya en el Neolítico, las citadas conchas dieron paso a cucharas de diversos materiales. Las había de barro, de hueso y de asta. En aquella lejana época la variedad no sólo residía en el material empleado, sino también en la forma. Algunas tenían pala redonda y ovalada y mango corto -similares a las que todavía hoy utilizamos-; otras se caracterizaban por tener un agarradero más largo y puntiagudo; y unas terceras contaban con una finalización rectangular.Posteriormente, la Edad de Bronce fue la etapa que se significó por la fabricación de cucharas metálicas. Las había de distintas formas y tamaños. Se han encontrado restos de las mismas en diferentes excavaciones arqueológicas. Y de la antigüedad clásica, también se han hallado cucharas elaboradas con piedra, madera, hueso, marfil, diversos metales y hasta con cristal.Desde los romanos hasta Enrique IIIEn la antigua Roma, la cuchara era ya un utensilio más habitual. También las había de diversas formas y tamaños. Entre otras, los romanos disponían de la trulla -el cucharón- y de la lígula -equivalente a nuestra cuchara mediana-, que tenía la capacidad de un decilitro y cuyo mango solía estar rematado por una pata de animal. Generalmente, era utilizada para extraer líquido de un gran recipiente y servirlo en vasos. Asimismo, contaban con las llamadas kailon, listron y mystreos, de palas ovales o en punta, empleadas para tomar líquidos y papillas. Y, por último, estaba la cocleare, una pequeña cuchara con mango terminado en punta, destinada a extraer los caracoles, a cascar las cáscaras de los huevos y a abrir las conchas de los moluscos.Por norma general, las cucharas romanas solían tener un mango encorvado en el punto de unión con la pala y el resto era recto. En cuanto al extremo de la pala, éste era más ancho y a menudo con forma redondeada. Y aunque hablamos de los romanos en general, no todos utilizaban este tipo de cucharas. Los más humildes, por ejemplo, empleaban la mystles, un cantero de pan. En esta etapa los materiales utilizados solían ser cortezas de pan, tierra cocida, maderas y metales preciosos.En la Edad Media, las cucharas no diferían gran cosa de las usadas por los romanos. Con anterioridad al siglo XIV, las más frecuentes eran las que tenían forma redondeada; más tarde, en cambio, las ovaladas con mangos más cortos pasaron a ser las más habituales.La mayoría de ellas eran de plata, aunque también las había de oro, bronce, estaño, madera, cuerno, cristal y hasta de coral. Eso sí, las clases menos pudientes tenían que conformarse con echar mano de las fabricadas con madera de boj o con enebro.Entre los siglos XII y XV, las cucharas se caracterizaban porque sus mangos aparecían incrustados en fauces de león o de dragón y finalizaban en una garra o pie de ciervo, un pomo de esmalte o una piedra semipreciosa, entre otros adornos. Y en el siglo XVI, ya aparecieron los mangos plegables.En los comienzos del siglo XVI la cuchara no era todavía un instrumento de uso corriente, aunque comenzaba a imponerse. Con anterioridad, existían documentos en los que se recogían que las cucharas ya eran utilizadas en algunas ocasiones, pero no en todos los casos, ya que las sopas, entre otros alimentos líquidos, se tomaban directamente de la escudilla con la que se servía.Fue en este siglo, concretamente en tiempos de Enrique III de Francia, cuando se impuso la moda de los anchos cuellos almidonados, obligando a fabricar cucharas de mango muy largo para velar por la limpieza de estos adornos del cuello.De hecho, fue durante el reinado de este monarca francés cuando se estableció, en cierto modo, el primer código de buenas maneras del comensal, fijándose las pautas que debían regir el ceremonial de los grandes banquetes y de las mesas más refinadas. Aquí también se incluía el tenedor.Como vemos, la cuchara ha sido y es -yo reivindico los platos de cuchara- nuestra compañera desde la noche de los tiempos. Y si ella ha sido tan fiel, ¿por qué algunos quieren desterrarla? ¡Viva la cuchara!

























Distintos tipos de cucharas que se ocupan en la vida diaria

Cuchara
De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a navegación, búsqueda


Una cuchara metálica.


Cucharas de China.
Una cuchara es un utensilio que consiste en un pequeña cabeza cóncava en el extremo de un mango, usada principalmente para servir o comer un alimento líquido o semilíquido, y algunos alimentos sólidos como arroz y cereal que no pueden ser fácilmente levantados con un tenedor. Las cucharas también son utilizadas en la preparación de alimentos para medir y mezclar ingredientes. Generalmente están hechas de metal, madera, porcelana o plástico.


//
Historia [editar]
Se han encontrado cucharas hechas de madera o de hueso en yacimientos que datan atrás hacia el paleolítico.
En la antigua Roma hubo dos tipos de cuchara, la mayor lígula y la menor llamada cochlea. Esta última tenía un mango en forma de aguja que servía también para pinchar trozos de comida o abrir mejillones, etc. Por lo tanto cumplía con algunas funciones de nuestro tenedor. Su origen era la utilización de la concha, la cóclea, con un mango, normalmente de metal precioso.
Hasta el siglo XIX la cuchara era -aparte del cuchillo o navaja- a menudo el único instrumento utilizado en las comidas. El principal material utilizado en su fabricación era la madera.
Luego se comenzó la fabricación industrial de hierro o acero recubierto de estaño y para la gente más adinerada de plata. Para los alimentos ricos en azufre como los huevos o el pescado se suelen emplear cucharas doradas, de cuerno u otros materiales que no reaccionan con este ingrediente alterando su sabor.
Desde su forma primitiva se han desarrollado diversas formas especializadas para sopas, ensaladas, café etc.
Tipos y usos [editar]


Las cucharas se utilizan para sostener alimentos difíciles de tomar con otros utensilios.
Las cucharas son usadas principalmente para ingerir alimentos líquidos o semilíquidos, tales como sopa, guiso o helado, o alimentos sólidos muy pequeños o en forma de polvo que no puedan ser tomados fácilmente con un tenedor, como arroz, azúcar, cereal y guisantes. En el Sureste Asiático, las cucharas son el utensilio primario usado para comer; se usan tenedores sólo para empujar la comida hacia la cuchara. Las cucharas también son ampliamente usadas al preparar y servir alimentos.
La cucharadita y la cucharada son usadas como unidades de medida para medir el volumen durante la preparación de alimentos. La cucharadita es usada frecuentemente para describir la dosis para medicantos vendidos sin receta. Una cucharadita imperial equivale a 5 ml, y una cucharada imperial a 15 ml.
También existen cucharas que se venden como objetos decorativos, o conmemorando un evento, lugar o fecha en específico.
Las cucharas además pueden usarse como instrumentos musicales.
También se llama cuchara a la parte baja del trasero, donde empieza la pierna, debido a la forma cóncava en la que hay que poner la mano para cogerlo. Si es rosa mejor.
Manufactura [editar]
Para las cucharas fabricadas con maquinaria, la forma básica es recortada de una lámina de plata esterlina, de una aleación de níquel y plata o de acero inoxidable. El recipiente es pasado entre dos aprisionadoras para producir una sección más delgada. La sección del mango también es aprisionada para producir el ancho requerido. Luego es pulido para que tome la forma indicada, y dos tintes son usadas para añadir el patrón al producto.
Las cucharas forjadas, por su parte, son las cucharas manufacturadas de la forma tradicional. Las cucharas también son usadas en deportes como el spooning, que consiste en que 2 ó más participantes balancean una cuchara en el extremo de su nariz, y quien resista por más tiempo es el ganador.
Bibliografía [editar]
Bednersh, Wayne (2000). Collectible Souvenir Spoons: The Grand Tour. Collector Books. ISBN 978-1-57432-189-0.
Rainwater, Dorothy (1992). Spoons From Around the World. Nueva York: Shiffer Publishing. ISBN 978-0-88740-425-2.
Spark, Nick (2007). Spoons West! Fred Harvey, the Navajo, and the Souvenir Spoons of the West 1890-1941. Los Angeles: Periscope Film. ISBN 978-0-9786388-9-4.































EN ESTA HISTORIA SE BASA EN COMO ELLOS CREARON LA CUCHARA DE MADERA


Cultura Mapuche
La población Mapuche (gente de la tierra) argentina conforma un grupo étnico que ha sufrido sucesivos procesos de transculturación a lo largo de su historia. Al mismo tiempo se inicio un proceso de hibridación cultural con los numerosos grupos que poblaban los extensos territorios de la Patagonia y la Pampa: los puelche al sur de Mendoza y norte de Neuquén, los pehuenche en la cordillera de Neuquén y una parcialidad de los tehuelche en el norte, los poya en la región sur del Nahuel Huapi y los querandíes, en la vastedad pampeana. Los mapuche poseían implementos de molienda para procesar los piñones de araucaria, arcos y flechas con punta de piedra tallada para la caza y un notorio desarrollo en la tejeduría y en la orfebrería. Con su llegada irrumpió el conocimiento técnico de la alfarería, si bien el cambio más importante de produjo con la introducción del ganado europeo y, en especial, el del caballo. El caballo se incorporó a la cultura indígena, unificando a las etnias de cazadores, recolectores y agricultores en una unidad caracterizada por la cultura ecuestre. Creció la movilidad de los pueblos neuquinos (...), pero el caballo generó al mismo tiempo modificaciones en la alimentación, la economía y la cultura material. Al reemplazo gradual del arco y la flecha por las lanzas de hasta 4 metros con punta de hierro o acero, se sumaron el consumo de la carne de caballo-que se constituyo en parte fundamental de la dieta-, y nuevas técnicas para la construcción de viviendas: los toldos se confeccionaron con pieles equinas que se extendían con el pelo hacia adentro y pintadas en el exterior. Las pieles también fueron utilizadas como lechos y mantos, cubresexos, delantales femeninos y botas (las hoy vigentes botas de potro). Con el cuero cortado en tiras (de equinos y vacunos) se trenzaron riendas, lazos alforjas y otras piezas del recado, así como raquetas para nieve, boleadoras, armaduras y cascos o sombreros. Se practicaba la tejeduría, en especial para la producción del poncho araucano y la faja de tradición pampeana. Entre las armas, además de lanzas y boleadoras, se utilizaban espadas, machetes, facones, puñales y medialunas desjarretadoras (cuchillos utilizados para cortar los talones del ganado vacuno cimarrón), obtenidos muchas veces como botín en los combates con el ejército o en las incursiones a los poblados. En el caso de la platería, no hay certeza de su origen araucano o su desarrollo a partir del contacto con los españoles. La platería desapareció casi por completo del repertorio de oficios artesanales entre los aborígenes de Neuquén. En la actualidad, la producción artesanal se concentra fundamentalmente en el hilado, el tejido y el trabajo en madera.
El trabajo de la madera se concentra en la fabricación de utensilios para el uso propio y especialmente para la comercialización, con materias primas de la región. Se producen bateas para lavar, artesas para el amasado, cucharas, morteros para la chicha de manzana y piezas diversas del mobiliario, a veces trabajadas en madera y caña colihue, además de implementos de uso agrícola como los “catangos”, carros de transporte con ruedas macizas. Las piezas producidas para la venta consisten en su mayor parte en fuentes de diversos tamaños, platos tazones, juegos de cucharas y otros objetos utilitarios, cuya variación y cantidad dependen exclusivamente de la demanda, principalmente en las compras que realiza Artesanías Neuquinas.








Fuentes y Cucharas de Madera





Antecedentes del Objeto El tallado en madera es una de las manifestaciones artesanales con mucha tradicion en la zona mapuche, con esta técnica se fabricaron sus utensilios los antiguos habitantes de estas tierras, utilizando para ello las maderas de los ricos bosques del sector. Hoy se sigue trabajando de la misma manera, con el hacha y azuela desbastando y tallando la madera pero creando nuevos productos, algunos de tipo utilitarios como platos, cucharas y cucharones, fuentes, bandejas etc y otros en que el uso se complementa con la decoración inventando las fuentes gallinas, patos etc

Algunas Fuentes: http://www.artesaniasneuquen.com.ar/temp/cmapuche.php?art=d5ac9ca885bbba3ece721b8b332c37bd http://www.oni.escuelas.edu.ar/olimpi2000/neuquen/artesanias-mapuches/AMmapuc.htm http://www.puc.cl/faba/ARTESANIA/CHILE/ArtesaniaIX.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada